Loading...

ALTAR FAMILIAR

Blog de Devocionales 40 días de Ayuno.
Home / Devocionales / Acércate

ACÉRCATE

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Hebreos 4:16 (RVR1960)
DESCARGAR PDF Leer Devocional

LA PROMESA

Hoy hemos dejado este tiempo para poder acercarnos a Dios.
Estos 40 días de ayuno, que como Iglesia tenemos, lo tomaremos también para nosotros como familia. Creemos que necesitamos acercarnos más a Dios y que su hermosa presencia tome el primer lugar en esta casa.

Vamos a orar: (te invitamos a orar invocando la presencia de Dios)
El Texto Bíblico declara una Promesa para aquellos que nos acercamos a Dios confiadamente y esa es que alcanzaremos Misericordia y Oportuno Socorro.

MISERICORDA

Se iguala a la Compasión.
Es el sentimiento que se provoca al ver el sufrimiento y dolor del otro y quieres ayudarlo y aliviarle ese dolor

OPORTUNO SOCORRO

Es una ayuda que se recibe o se hace en el momento más adecuado y oportuno.

En pocas Palabras… si hoy como familia, no nos sentimos muy fuertes, ya sea por alguna situación o por alguna circunstancia, podemos acercarnos a Dios con confianza, ya que Él quiere aliviar nuestro dolor y darnos ayuda.

Hagamos un stop:

¿Hay algo que como familia deberíamos pedir a Dios que nos ayudara? (daremos la oportunidad para decir algunas necesidades como familia y poder orar por cada una de ellas)

NO NOS ALEJEMOS MÁS

Isaías 53:6 Dice que cada uno de nosotros andábamos perdidos y tomamos nuestro propio camino… nos alejamos de Dios.
Muchas veces, cuando nos sentimos que hemos fallado lamentablemente lo primero que hacemos es alejarnos y correr de Dios, abandonarlo. La culpa es tan grande de haber defraudado a Dios que dan ganas de salir huyendo, creyendo que Dios nunca nos encontrará.

ACERCATE A DIOS

Pero la Biblia dice claramente:

Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón.

Jeremías 29:13

JESÚS MOSTRÓ QUE TODOS PUEDEN ACERCARSE A DIOS

Jesús vino a mostrar de que podemos a cercarnos a Dios, Él representó al EMMANUEL (Dios con nosotros), Él se acercó a los indeseables, los necesitados, los débiles y los que han fallado, pero que se acercaban a Él con todo su corazón.
Es eso lo que debemos hacer en estos 40 días de ayuno… acercarnos a Él DE TODO CORAZÓN, realmente necesitados de que su presencia pueda inundar nuestra casa y familia. Acércarnos con humildad y sinceridad, no solo para alcanzar el éxito familiar, sino para que Dios cumpla su propósito en nuestra Familia.

CON TODO EL CORAZÓN

Debes acercarte a Dios, No con un sentimiento de deseo, sino con una verdadera una NECESIDAD DESESPERANTE DE DIOS.
Leamos la siguiente historia:

Una mujer pecadora unge a Jesús

Lucas 7:36-50 (NVI)

Uno de los fariseos invitó a Jesús a comer, así que fue a la casa del fariseo y se sentó a la mesa. Ahora bien, vivía en aquel pueblo una mujer que tenía fama de pecadora. Cuando ella se enteró de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de alabastro lleno de perfume.
Llorando, se arrojó a los pies de Jesús, de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado dijo para sí: «Si este hombre fuera profeta, sabría quién es la que lo está tocando, y qué clase de mujer es: una pecadora».
Luego se volvió hacia la mujer y le dijo a Simón:
―¿Ves a esta mujer? Cuando entré en tu casa, no me diste agua para los pies, pero ella me ha bañado los pies en lágrimas y me los ha secado con sus cabellos. Tú no me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con aceite, pero ella me ungió los pies con perfume.

Esta mujer no le importó nada, no le importó que ella fuera una mujer desechada por los fariseos, no le importó interrumpir una casa, no le importó que el fariseo estuviera ahí, no le importó si Jesús la recibiría o no… ella no tenía solo un deseo, sino una gran necesidad de encontrarse con Jesús y adorarlo.
Hoy como familia debemos dejar la vergüenza, el cansancio y los temores y realmente orar con todo el corazón diciéndole a Dios que necesitamos más de Él y que su hermosa presencia gobierne en nuestras casas.
Te invito a orar como familia diciendo a Dios: Queremos acercarnos más a ti por que te necesitamos y creemos que ya es tiempo de que tomes el primer lugar en nuestra casa y familia.